fbpx
loader image
02 marzo, 2024

Ilustración de Juan Etcétera

Militancias 2.0: Entrevista a unx troll a sueldo

¿Te da paja leerla completa? llevate estos datos:

  • Este troll-center, como muchos otros, funcionaba 24 hs. al día con la directiva de reforzar la imagen positiva de su candidato.
  • Les trabajadorxs tenían un perfil militante, joven y universitario, pero también había personas más despolitizadas. Sus tareas eran crear decenas de cuentas falsas con imágenes robadas, viralizar contenidos afines a su partido, generar significantes vacíos y ambiguos y remarcar los puntos débiles de los adversarios políticos.
  • Trabajaban 6 hs al día y cobraban el equivalente a un salario mínimo, vital y móvil; un sistema similar al de los callcenters. 
  • Este tipo de operaciones en internet se realizan al menos desde 2010.
  • Además de les trolls, en el equipo de trabajo había dos analistas en sistemas y un antropólogo que se dedicaban a generar significantes vacíos, organizar los datos y pensar cómo distribuir los mensajes.
  • Creaban correos en gmail y abrían cuentas en redes sociales con diferentes chips de celulares que permitían activar los usuarios.
  • Algunes trabajadorxs se ocupaban de hacer memes con la cara de politicxs.

Vos que lees, tal vez conozcas muy bien qué es un troll, o un poquito, o nada… por las dudas no nos perdemos la oportunidad de decir que, según este diccionario, es alguien enfocado en acosar, criticar o antagonizar de manera provocadora y despectiva. Para Página 12 “En la jerga de las redes sociales, un troll es un operador que amparado en el anonimato de internet genera varias identidades de fantasía. Comenta, polemiza, opina y lleva y trae opiniones de otros”. En este caso hablaremos de aquellos que trabajan en campañas políticas y por un sueldo. Originalmente el término proviene de míticos personajes monstruosos de las cavernas escandinavas, que supuestamente comparten un rasgo antisocial con los que habitan en internet, si seguís leyendo vas a comprobar que en realidad son trabajadorxs de la hipersociabilidad virtual. 

Las acciones con trolls se utilizan en política, en estrategias comerciales, para marcar tendencias o para molestar a alguien. Lo cierto es que logran influir en las personas, aunque principalmente genere algo en quienes ya están convencides. Armar una granja de trolls no es mucho mambo, hay unas cuantas empresas especializadas y personas que hacen operaciones online desde 2010, según nuestre entrevistade y según una investigación de la Universidad de Oxford. Estas campañas pueden costar cientos de miles de pesos y la confidencialidad está asegurada porque suele facturarse como “servicios de comunicación”.

Para preservar la identidad de nuestre entrevistade, le vamos a apodar “Ale”, sin géneros, y evitaremos nombrar el partido para el que laburó, con el fin de no anular futuras fuentes de trabajo. Su tarea fue ser unx troll de internet, se encargaba de “hacer cuentas truchas, de bardear y de bancar”. Llegó hasta ese oficio casi sin querer, porque su billetera cada vez veía menos papelitos canjeables. Durante la campaña 2019 trabajó algunos meses en los que se dedicó a reforzar la imagen positiva del candidato para el que respondía, desde una oficina céntrica en la capital santafesina, esecíficamente, un troll-center. Ale estudia una carrera social y milita, por eso debió sobrellevar sus contradicciones éticas y políticas para trabajar por un buen sueldo, ¿la historia de muches?. 

Entre mates, humos y un salamín con queso, compartimos una charla de mediodía invernal para profundizar en, seguramente, uno de los trabajos más extraños que le tocó hacer.

 

¿Cómo empezaste?

Arranqué ahí porque andaba sin un mango, me ofrecieron el laburo y la plata que pagaban era un salario mínimo, vital y móvil por 6 horas de trabajo 5 días a la semana y un sábado por medio… está bastante bien.

¿Cómo fue tu primer día? 

Llegué y me preguntaron qué estudiaba, como en cualquier entrevista de laburo, también si sabía utilizar redes sociales y cuáles. En la primera semana nos dieron una capacitación sobre herramientas para aumentar seguidores, likes y demás. 


El troll-center – Ilustración de Juan Etcétera para la Mate.

¿Cuántas personas trabajaban ahí?

Por turno de 6 horas trabajábamos entre 4 y 5 personas más o menos y siempre estaban algunos de los jefes. En total eramos 20 o 25 personas. El troll-center funcionaba 24 hs, en cuatro turnos de seis horas, por ende la gente que laburaba tenía distintos horarios y algunos trabajaban durante la madrugada.

¿Cuál era el perfil de tus compañeres?

Había gente que no tenía ninguna postura partidaria o no la defendía claramente, pero había mucha gente que era militante política y llegaba al troll-center por eso.

¿Qué trabajos realizaban?

Los que trabajábamos como troll éramos todos iguales, teníamos algunos compañeros que eran estudiantes de comunicación o diseño gráfico que se encargaban de hacer memes con la cara de políticos, ese tipo de cosas. También estaban los dos analistas en sistemas, uno de ellos era el jefe de campaña no declarado y el tercero era antropólogo. Se encargaban de sistematizar toda la información, ver a dónde dirigirla y demás. Después también hacíamos estudios, los capos de ahí se encargaban de sistematizar la información y sectorizar para ver a qué determinado público le llegaba mejor la información y a qué hora. Teníamos un estudio re certero de todo eso y obviamente podíamos ver que funcionaba de esa manera.

¿A qué se dedicaba el antropólogo?

Se encargaba mucho del laburo de comunicación, sobre todo de sectorizar los públicos y de generar significantes vacíos. También de pensar cómo hacer llegar los mensajes a diferentes partes del electorado y de ver cómo los distribuíamos para llegar a ellos.

¿Dónde trabajaban?

En una oficina.

¿Era en una dependencia pública?

No, era una oficina instalada en pleno centro de la ciudad de Santa Fe y todo el tiempo estaba ingresando gente por la cantidad de turnos, de hecho, los fines de semana también estaban cubiertas las redes. 

¿Cuál era el objetivo general?

Hacer ganar las elecciones a nuestro candidato generando contenido para instalarlo positivamente y también para matar al contrincante. 

¿Y los objetivos más micro cuáles eran? ¿Cómo iban cambiando las directivas?

Nos decían, por ejemplo, “hoy generemos 100 cuentas, mañana vamos a publicar una noticia en la que decimos que se hizo una obra en tal lugar, entonces, apuntemos a reforzar eso: ‘Qué bueno, los santafesinos lo estábamos esperando hace rato, bla bla…”, cosas así.

EL TRABAJO TROLL

¿Cómo definirías tu trabajo?

Fue ser un troll de internet, me encargué de hacer cuentas truchas, de bardear y de bancar.

¿Y tus tareas específicas cuáles eran?

En Telegram hay una posibilidad de hacer alarmas para que cada vez que nombraban a cierto político, te llegaba el link de esa información y vos accedías directamente a responder esa publicación o a comentar en los medios de comunicación, no sé cómo mierda funciona eso… la verdad se encargaba de hacerlo el analista en sistemas. También había un equipo que se encargaba de diseñar sus propios medios.

¿Medios de comunicación falsos? ¿Para hacer fake news?

No sé si se hacían tantas fake news, pero sí se bancaba a cierto político. Las acciones eran para favorecer su imagen, más que para desacreditar a los otros.

¿Cuántos usuarios falsos manejabas?

Yo manejaba entre Instagram, Facebook y Twitter como 100 cuentas, todas sincronizadas. Y cuando me fui las dejé de tener porque renuncié y les dejé todas las contraseñas. Teníamos un chip de celular para cada cuenta, porque las redes sociales han avanzado en sistemas de seguridad para que no se creen tantos usuarios falsos. Facebook es el más aceitado en ese sentido porque tiene herramientas de reconocimiento facial y un montón de cosas. Por eso es un poco más difícil trollear en Facebook, por lo general son los perfiles que primero se caen. Por eso nos pedían que nuestros trolls se hagan amigos de los trolls de nuestros compañeros, que se comenten, megusteen… De hecho yo tenía un compañero de laburo que tenía una relación de facebook con un troll —Cuenta y muere de risas.

¿Ustedes compraban cuentas de mails o hacían todo?

Hacíamos todo, con los chips hacíamos los mails, después el canal de YouTube, para comentar videos, y con ese mismo chip de celular abríamos cuentas de Twitter, Facebook e Instagram. Todas las cuentas tenían que tener una contraseña distinta porque si vos pones LaMate1, LaMate2, LaMate3, la red lo registra y se te bloquean todas las cuentas. Por eso tenés que tener una carpeta con el chip de celular pegado, las contraseñas… Obviamente todos teníamos un celular que nos daban para que nos lleguen los mensajes con los códigos para activar las cuentas.

¿Había reglas?

Era una cuestión bastante abierta. Pero igualmente nos pedían que tratemos de ser cuidadosos porque entre los troll hay una guerra y si salía la nota “Se descubrió el troll-center de tal político” y… era un descajete digamos. Aunque la realidad es que todos los partidos lo hacen.

¿Cómo era el fuego cruzado entre troll-centers?

Cuando pasaba eso teníamos que borrar la dirección IP constantemente. Mientras laburábamos, cada media hora teníamos que actualizar la IP para que no puedan rastrearnos. Las computadoras también estaban programadas para eso, había cinco y cada uno ocupaba siempre la misma, con distintos usuarios. Y pasaba que cuando le pegaban a nuestro partido y salíamos a responder con toda la furia, los ataques a nuestro candidato disminuían.

¿Por qué?

Porque se daban cuenta de que en términos políticos no les conviene que a ellos también les peguen tan fuerte sino que les sirve parar la guerra en las redes y dedicarse a aumentar su propia imagen positiva y todo eso. Y cuando salía alguna nota polémica, ahí los matábamos nosotros a pleno con esa noticia y volvían otra vez masivamente hacia nosotros y así. Esos días de laburo era TA TA TA TA, no paraban de sonar las alertas, no paraba twitter.

¿Ustedes podían darse cuenta cuando era troll contra troll?

Síiii, obvio que nos dábamos cuenta y nos cagábamos de risa. Era un bolazo.

SIGNIFICANTES VACÍOS

Nombraste mucho los significantes vacíos, ¿Cómo hablaban de ellos tus superiores?

Te doy un ejemplo heavy metal. Esto me lo decía mi jefe de laburo —lo imita colocando la voz como viejo— “Nosotros tenemos que generar significantes vacíos, cuando decimos seguridad el negro que vive en la villa tiene que entender que la policía no lo va a cagar a palos y la gente de clase media que vive en el centro tiene que entender que ese negro de la villa no le va a robar el celular y va a poder caminar tranquilo en la calle”, así se hablaba… —responde como quien todavía no puede creerlo—. En Santa Fe hay un montón de pueblos que se dedican a la producción agrícola, entonces a esos sectores se apuntaba determinada información, a Rosario apuntaba la información sobre drogas y narcotráfico, en Santa Fe un poco lo mismo y también sobre las inundaciones y el quilombo en las calles.

¿Y qué es un significante vacío?

Podríamos decir que en la ciencia política es un concepto que marca una lucha por hegemonizar un discurso. En el ejemplo anterior buscaban hegemonizar el discurso de lo que es la seguridad para un determinado partido político, apuntando a cierto sector de la sociedad. Es lo mismo que “Cambiemos”, un significante vacío enorme que intenta hegemonizar un discurso de por qué cambiar, dando lugar a lo viejo como negativo. Pero al fin y al cabo nunca dicen nada.

¿A qué otros significantes vacíos apuntaban?

A lo que se habla en toda campaña política, economía, seguridad, políticas de educación… Por ejemplo, Cambiemos es un significante vacío enorme donde pueden entrar un sinfín de significados. 

ESTRATEGIAS DE TROLLEO

¿Te dolía hacer algunas cosas?

Lo que más me dolía era ser consciente de qué tan fuerte incidían los medios de comunicación. Porque todos lo sabemos pero no te das cuenta hasta que estas ahí, yo no dimensionaba eso.

Y si a mi candidato le están pegando las feministas, ¿agarro mi perfil feminista y lo defiendo?

Sí, eso era muy difícil de hacer igual. No pasaba tanto. Pero al menos a mí en términos éticos no me daba para hacer eso. Igual nos pedían que generemos distintos tipos de perfiles para diferentes sectores del electorado: hacíamos una que era provida, una que era feminista, una que era rockera, otro que era cheto, etc. Pasa que usábamos perfiles específicos para contestar ataques específicos estratégicamente.

¿Qué herramientas aprendiste a usar?

KingdomLikes que sirve para aumentar likes y demostrar que la cuenta está activa para que parezca una persona real; Buffer e ITT son herramientas que sirven para lograr que lo que vos publicas en instagram se publique al mismo tiempo en todas las redes sociales y también para sectorizar y programar horarios de publicación o días de la semana; TweetDeck es un twitter pero ampliado donde podés ver distintas pantallas y buscar hashtags para que cada vez que una persona los use, a vos te lleguen links para entrar a responder. 

¿Sigue funcionando actualmente ese troll-center?

Ahora ya no sé, pero calculo que sí. Yo pienso que esas cuentas no se desechan, ya están sistematizadas, se reciclan después, van a estar operando.

REFLEXIONES FINALES

¿Pasaste momentos tensos de algún tipo? 

Y, qué sé yo, es un laburo que no hubiese elegido. Lo hice porque necesitaba la guita en ese momento. No sé si pasé estrés pero es un poco angustiante. Decís “no chabón no puedo creer que esto sea así”, te bajonea un montón y pensás “no puedo creer que yo milito esto por convencimiento, voy a tal barrio, hago tal laburo y un montón de cosas y después esta campaña clandestina de trolls define un montón”. Que todas las organizaciones y partidos políticos se dediquen al trolleo tan fuertemente es porque se ha comprobado que la política se ha reconfigurado y esta es una herramienta esencial para ganar las elecciones y también es parte de la militancia política hacer estas cosas. 

¿Qué reflexiones te quedaron a vos? ¿Qué sacas de esta experiencia?

Que hay gente que no analiza ni un segundo las cosas que comparte, cero pensamiento crítico y es compartir, compartir, compartir… sin verificar de ninguna manera la información. Había grupos como “vecinos alerta santa fe”, tirábamos un fake ahí: “me robaron ayer porque la luz estaba cortada, no había un policía en la esquina donde tendría que haber habido”. Y había repercusiones, un montón de gente comentaba “sí, qué vergüenza, no puedo creer… a mí me pasó lo mismo”, cosas así.

¿Algo que quieras contar para cerrar?

Para tener en cuenta la importancia que cobró el trolleo y los años que tiene, te cuento que tenía un compañero del troll-center que era militante político hace una banda de tiempo y el loco ya tenía cuentas hechas desde el 2010 más o menos, o incluso antes. Y tenía como 70 usuarios falsos que eran imposible de tirárselos porque estaban re activos, el loco se ocupaba todo el tiempo de subir una foto, poner un estado, megustearse con los otros trolls que tenía.

#MILITANCIA #POLITICA #SANTAFE #TROLLCENTER #TROLLS
50% LikesVS
50% Dislikes

Comentá el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Mate se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, violentos, discriminadores o contrarios a las leyes de Argentina.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿El mate es una infusión de origen Jesuita o Guaraní?

¿Te sirve la información sobre drogas sin chamuyos?

Bancá este proyecto autogestivo

Compartir por Email