fbpx
18 mayo, 2024

Adaptógenos: ¿Cómo funcionan y para qué sirven?

adaptógenos
Imagen de Adriel Radovitzky
La terapia con hongos y plantas adaptógenas volvió para quedarse. Entrevistamos a una farmacéutica especialista en fitomedicina integrativa, dos ingenieras químicas que cultivan hongos adaptógenos y cuatro personas que los usan, para entender cómo funcionan, para qué se pueden utilizar, cuáles son sus riesgos y qué hay que tener en cuenta para empezar este tipo de terapias.

La medicina integrativa y natural está ganando terreno y reflotan nuevas herramientas: los adaptógenos. Se trata de especies de plantas y hongos, que presentan compuestos con la capacidad de colaborar en condiciones de salud asociadas al estrés crónico. 

Muchas de estas condiciones de salud son consideradas consecuencia directa del ritmo de vida acelerado e hiperconectado que rige en el capitalismo neoliberal. En palabras del filósofo y sociólogo Byung-Chul Han, son las enfermedades del siglo XXI que aquejan a la sociedad del rendimiento productivo.  

Los adaptógenos son compuestos muy seguros, pero como toda sustancia, no son inocuos. La ventana terapéutica que ofrecen es muy amplia y variada, pero cada uno tiene diferentes efectos y formas de uso. También hay contraindicaciones que nos obligan a tomar recaudos y aprender cuáles son las interacciones existentes con otros medicamentos. 

Para entender un poco más sobre sus posibilidades terapéuticas conversamos con la farmacéutica integrativa y experta en fitoterapia, Florencia Fasanella. “Desde que conocí los adaptógenos no he podido dejar de integrarlos en mi práctica profesional y en mi vida personal. Son maravillosos en una gran diversidad de casos. Llegaron a mi vida en un viaje a España, allí consumí Ashwagandha (una raíz) por primera vez, me ayudó mucho a adaptar mi cuerpo a los viajes ya que en esa época cambié bastante de huso horario”, introduce.

También charlamos con Roxy y Ceci, dos amigas e ingenieras químicas que se conocieron trabajando juntas y empezaron un proyecto desde la curiosidad durante la pandemia. “Intercambiamos micelios con una amiga y nos llegó Reishi, un hongo adaptógeno hasta ese momento desconocido para nosotras. Al investigarlo descubrimos que tenía muchas propiedades medicinales, así que el siguiente paso fue aprender a realizar el extracto doble para poder consumirlo”. 

Al usarlo notaron los beneficios y se interesaron por otros hongos adaptógenos como la melena de león, el cordyceps militaris y la cola de pavo. Posteriormente fundaron La Funga, un proyecto de cultura fungi donde producen extractos de hongos medicinales, investigan y divulgan información sobre sus beneficios. Además brindan talleres de autocultivo y trabajan en red con profesionales de la salud. “Es un ejercicio que aún hoy nos hace trabajar la paciencia y la perseverancia, y cuanto más aprendemos, más sentimos que hay un mundo por descubrir”, manifestaron.

adaptógenos

Collage de Adriel Radovitzky.

Primero lo primero: ¿Qué son los adaptógenos?

El término adaptógeno fue introducido por primera vez en la literatura científica por el toxicólogo ruso Nikolay Lazarev en 1957. Fue el primero en bautizar el concepto para describir componentes que podrían incrementar el estado de resistencia al estrés físico y emocional.

“El objetivo de los adaptógenos es que tu organismo pueda adaptarse al estrés, dicho de otro modo, disminuir las posibles consecuencias negativas del estrés en el organismo” explicó la farmacéutica especialista en plantas medicinales, quien además tiene una Academia online y un libro publicado. “Son sustancias que actúan principalmente en 3 niveles: sobre el sistema nervioso, el sistema endocrino y el sistema inmunológico”, continuó.

“El objetivo de los adaptógenos es que tu organismo pueda adaptarse al estrés, dicho de otro modo, disminuir las posibles consecuencias negativas del estrés en el organismo”

Le consultamos si, debido a su capacidad de afectar el sistema nervioso central, las sustancias adaptógenas podrían ser consideradas psicoactivas, aunque sus efectos no alteren la percepción. “Según la Organización Mundial de la Salud, las sustancias psicoactivas son diversos compuestos naturales o sintéticos que actúan sobre el sistema nervioso generando alteraciones en las funciones que regulan pensamientos, emociones y el comportamiento. Dentro de esta definición es correcto tener en cuenta a algunos adaptógenos como psicoactivos”, respondió.

Roxy y Ceci resaltaron que además “los adaptógenos tienen compuestos que ayudan a restablecer el equilibrio. Si bien para nosotrxs son novedosos, las culturas orientales y la medicina ayurveda usan hierbas y hongos adaptógenos desde hace siglos para fortalecer el cuerpo y mejorar la salud”.

adaptogenos la funga

Roxy y Ceci de La Funga.

En efecto, los registros existentes sobre la terapia con adaptógenos datan de miles de años, con sus orígenes en China, Japón y otros países asiáticos. Como muchas de las medicinas integrativas y ancestrales que están volviendo a tomar relevancia, el uso de adaptógenos regresa en medio del colapso ecosistémico para recordarnos una premisa básica para la continuidad de nuestra especie: la capacidad de adaptación. Pero también vuelven para cuestionarnos hacia dónde nos está llevando el modo de vida contemporáneo.

¿Qué es el estrés y cómo actúa?

Llamamos estrés a la respuesta que da el cuerpo ante una situación de peligro, afectando los 3 sistemas mencionados anteriormente: el nervioso, el endocrino y el inmunológico. A su vez hay dos tipos de estrés: el agudo, que se da de manera esporádica y el crónico, que se da regularmente.

Es importante aclarar que el estrés agudo no es algo malo en sí mismo. El problema aparece cuando el estado de alerta se sostiene en el tiempo y esos tres sistemas actúan defendiéndose de manera constante frente a algo que muchas veces no es un peligro real. 

Algunos síntomas de estrés son: resfriados, gripe y virus, depresión y ansiedad, fatiga, dolor de cabeza, problemas o ataques cardíacos, insomnio, irritabilidad y enojo, dolor, problemas estomacales y gastrointestinales, y problemas de concentración.  

  • El sistema nervioso se hiperactiva: aumenta la frecuencia cardíaca, se dilatan las pupilas y se inhibe la digestión.
  • El sistema endocrino libera dos hormonas que nos dan mucha energía: el cortisol y la adrenalina. No son malas pero sostenidas en el tiempo pueden afectar el descanso.
  • El sistema inmunológico se hiperactiva con respecto a las alergias y disminuye las defensas ante virus, bacterias y hongos. También favorece la aparición de procesos oncológicos y auto-inmunitarios.

En resumen: el uso de adaptógenos ayuda a que percibamos el estrés de forma ligera y esto posibilita una mayor capacidad para lidiar, o adaptarse a él.

Pero, ¿hasta qué punto está bueno adaptarnos al estrés?

Hasta ahí pareciera que los adaptógenos vienen a solucionar todo el problema del estrés pero, ¿realmente sirve sólo adaptarse? 

Posiblemente la clave sea no caer en la misma lógica que rige con los fármacos que se toman para aliviar un síntoma en vez de ir a la raíz del problema. Para descifrarlo, la pregunta que nos hicimos junto a Fasanella fue ¿qué vienen a enseñarnos este tipo de plantas y honguitos? y ¿cómo hacemos para que no recaiga toda la responsabilidad en ellos?  

“Ninguna planta u hongo nos puede ´salvar´ porque nuestra salud no depende de un extracto medicinal, depende de muchas variables. Les doy un ejemplo claro que siempre utilizo: no podemos limpiar la casa si mientras la limpiamos nos están tirando tierra por encima, nunca vamos a llegar a limpiarla realmente. Entonces es realmente difícil pensar que una planta u hongo me puede salvar, si no mejoro mis hábitos de alimentación, ejercicio, ni trabajo en el equilibrio de mis emociones”, respondió.

“Somos seres complejos y pretender que una sustancia me salve es algo bastante infantil. Lamentablemente el sistema de salud occidental alopático nos hizo creer eso para que no paremos de consumir medicamentos, pero no es así”.

Haciendo referencia a la integralidad del concepto de salud, continuó reflexionando sobre el hecho de que “somos seres complejos y pretender que una sustancia me salve es algo bastante infantil. Lamentablemente el sistema de salud occidental alopático nos hizo creer eso para que no paremos de consumir medicamentos, pero no es así”. Es ahí donde entran a jugar las diferentes formas que tenemos de integrar y combinar herramientas como la psicoterapia y los adaptógenos. 

En la charla sobre Plantas y hongos adaptógenos que dictó Fasanella en la Expo Cannabis 2023, habló sobre la psicología terapéutica y cómo podemos combinarla. “Eso es lo primero que hay que poder integrar a la medicina adaptógena para buscar la raíz del estrés, al mismo tiempo que nos ayudamos a adaptarnos con el hongo”.

florencia fasanella adaptogenos

Fasanella en la Expo Cannabis 2023, dando su presentación sobre adaptógenos.

Sobre este mismo tema, Roxy y Ceci recordaron que “hoy en día vivimos en un contexto donde es común sentir ansiedad, cansancio, estrés, debido al ritmo de vida que llevamos. Estas medicinas vienen a reconectar con la idea de proceso, para acompasar el cuerpo a lo que necesita, sin pretender soluciones mágicas. Nos ayudan a tener registro y a interpretar la importancia de no sobreexigirse cuando   tenemos cansancio o fatiga. También nos recuerdan la necesidad de mantener conectado cuerpo-mente, y tener una mirada más holística sobre nuestra salud”.

Se trata de medicinas naturales de carácter preventivo y de efecto acumulativo, es decir que el efecto se logra con la continuidad de tomas diarias y en algunos casos puede tardar en aparecer. “Por esto es importante darle tiempo al tratamiento y no hacer un uso indiscriminado. También es recomendable hacer descansos periódicos para que el cuerpo no se acostumbre y genere tolerancia” resaltaron las ingenieras químicas especialistas en cultivo de hongos.  

¿Qué podemos tratar con adaptógenos?

Entre las plantas adaptógenas más conocidas y de fácil acceso se encuentran la ashwagandha, el jengibre, la cúrcuma, la rhodiola, la maca y el gingko biloba.

En cuanto a los hongos adaptógenos, se identifican seis: chaga, cordyceps, reishi, shiitake, cola de pavo y melena de león.

Consultada sobre las principales condiciones de salud que se pueden tratar con este tipo de hongos, Florencia explicó: están siendo estudiados principalmente por sus efectos sobre el sistema inmunológico, esto es clave porque ya se están utilizando como tratamientos co-adyuvantes para el cáncer. También para enfermedades respiratorias como el EPOC o el asma. Muchos de ellos tienen efecto a nivel del sistema nervioso, siendo ansiolíticos (Reishi) o mejorando las conexiones sinápticas (Melena de León)”.

Las fundadoras de La Funga cuentan que “hace muchos años el ser humano los utiliza como ayuda para adaptarse a condiciones adversas. Por ejemplo, en el Tíbet, se ha utilizado el cordyceps para afrontar las difíciles condiciones de la alta montaña, como la baja temperatura ambiente, la baja presión atmosférica y el reducido contenido de oxígeno en el ambiente”.

Para entender de primera mano con ejemplos concretos, sumamos los testimonios de personas que hacen uso de Reishi y Melena de León.

Nicolás tiene 33 años y toma Reishi hace 8 meses. Empezó por indicación de su psiquiatra, quien le presentó esa opción como alternativa a los fármacos. 

Asistió a una consulta para resolver problemas de ansiedad y para conciliar el sueño, además de lograr que sea prolongado y reparador. “Por suerte ella optó por este camino en vez de los fármacos habituales. Concluyó que mí caso no era tan grave y era lo más conveniente para evitar efectos adversos”. 

En cuanto a los efectos, Nicolás asegura haberse sorprendido por el cambio rotundo e instantáneo que generaron sus efectos. “Hace 8 meses que tengo sueño reparador y profundo. Ya no me despierto a las 4/5 hs de haberme dormido y gracias a ese buen descanso, mejoró mí estado anímico y de ansiedad”.

hongo reishi - adaptógenos

Hongo Reishi (Ganoderma Lucidum).

Marga tiene 57 años y es directora reorganizadora de una escuela intervenida. Comenzó su terapia con Melena de León hace un año porque padece problemas de sueño y divertículos en el tracto intestinal, muchas veces producto del estrés que su trabajo le genera. 

Además de notar una mejoría en el fortalecimiento de su microbiota intestinal, en el camino, pudo notar un aumento en la capacidad de reacción frente a problemas inesperados que surgen en el cotidiano.

Rosa María tiene 63 años y desde su adolescencia padece problemas intestinales. “Los cólicos eran fuertísimos cuando consumía alimentos ricos en fibras naturales o legumbres. La constipación sumado a la imposibilidad de eliminar gases hacía que mi dieta fuera muy reducida”. Desde hace dos meses toma 2 cápsulas de Melena de León en ayunas todos los días. 

“El cambio y la mejora en mis intestinos fueron automáticos. Deje de sufrir los cólicos y demás síntomas. Puedo consumir lo que tenía prohibido y gracias a eso mejoró mi calidad de vida”.

También agregó otros efectos positivos: “en cuanto al funcionamiento cerebral noté que estoy mucho más vital. También tengo más energía física durante el día”.

Mateo tiene 25 años y desde hace unos cuatro meses viene haciendo un proceso con microdosis de Psilocibina y Melena de León para, entre otras cosas, fortalecer su capacidad de hacer foco y concentrarse. “La ingiero a la mañana con el desayuno y salgo a hacer actividades físicas escuchando audiolibros”. 

Nos contó que lo ayuda mucho a concentrarse, logró acomodar sus horarios, puede hacer muchas más cosas durante el día. Pudo acomodar los horarios de sueño acostándose y levantándose muy temprano.

En el plano digestivo notó mejorías en cuanto al reflujo, la comida ya no le cae pesada y ya no se levanta con dolores de panza.

adaptógenos hongo melena de león

Hongo melena de león (Hericium erinaceus).

¿Cómo identificar si nos sirve o no?

Consultada sobre cómo podemos identificar si nos pueden ayudar con alguna condición de salud que estemos atravesando, la farmacéutica especialista en fitoterapia aseguró que es clave estudiar, leer y formarse. 

“Si pueden hacer cursos mejor, porque las redes están saturadas de información y cuesta discernir si lo que leemos es real o no. Estudien con referentes, porque también abundan los cursos de mala calidad. Si un tema es necesario para mi vida, lo mejor es estudiarlo, al menos eso trato de hacer yo y no solo en salud, también en temas que hacen a mejorar mi calidad de vida”.

Estas son algunas de las claves que mencionó Fasanella para tener en cuenta al momento de consumir plantas u hongos medicinales:

  1. Conocer TODOS los efectos medicinales de lo que voy a consumir. Si quiero consumir Reishi para la ansiedad, éste también presentará el resto de sus efectos, no sólo el ansiolítico.
  2. Conocer los efectos adversos y contraindicaciones.
  3. Conocer las interacciones con medicamentos (aplica a las personas que consumen medicación de manera crónica o están realizando un tratamiento).
  4. Consumir la sustancia natural al menos 3-4 horas de distancia con otras medicaciones. 

Cómo empezar una terapia con adaptógenos

Para cerrar, le pedimos a Florencia que nos indique qué le diría a alguien que quiere empezar una terapia con este tipo de plantas y hongos. Respondió que es necesario basar el tratamiento integral en seis pilares:

  1. Alimentación. Es muy importante que sea personalizada. Lo mejor es asesorarse con un profesional.
  2. Ejercicio. “Los seres humanos necesitamos movimiento para la vida, está comprobado que el movimiento es clave para la salud y disminuye enormemente las patologías metabólicas crónicas”.
  3. Equilibrio emocional. “Es importante hacer terapia para trabajar con las emociones y patrones mentales”.
  4. Consumir extractos naturales. “La naturaleza es lo que somos, ¿qué mejor que consumir medicinas que estén conectadas profundamente con el ser humano?”  
  5. Diferenciar entre los efectos de cada adaptógeno para elegir cuál nos sirve. “Para esto lo mejor es tomar el que elijamos durante un mes y después evaluar los efectos”.
  6. Revisar interacciones.”Si no sabemos la interacción que puede generar un adaptógeno con la medicación que estamos tomando, por lo menos hay que espaciar las tomas con cinco horas de diferencia”.
0
0
ESTRÉS HONGOS MEDICINALES
0
0

Si llegaste hasta acá, nuestro contenido es útil para vos.

Para seguir informando a una sociedad que acompañe y no castigue necesitamos tu apoyo.

Suscribite con aportes mensuales

Plan THC

Plan LSD

Plan DMT

Doná con aportes únicos

Si llegaste hasta acá, nuestro contenido es útil para vos.

Para seguir informando a una sociedad que acompañe y no castigue necesitamos tu apoyo.

Suscribite

Aportes mensuales.

Plan THC

Plan LSD

Plan DMT

Doná

Aportes únicos.

Si llegaste hasta acá, nuestro contenido es útil para vos.

Para seguir informando a una sociedad que acompañe y no castigue necesitamos tu apoyo.

Suscribite con aportes mensuales

Plan THC

Plan LSD

Plan DMT

Doná con aportes únicos

Comentá el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Mate se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, violentos, discriminadores o contrarios a las leyes de Argentina.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

¿El mate es una infusión de origen Jesuita o Guaraní?