fbpx
16 junio, 2024

María Luz Piérola : “Macri es represor y discapacitado político”

Su lucha por los derechos humanos tiene más de 40 años, en su cuerpo lleva el sello de los horrores de la dictadura, hoy está jubilada de la docencia y sigue militando por la Memoria, Verdad y Justicia. Hablamos con una sobreviviente de la última dictadura cívico-militar-clerical en Paraná, integrante de La Solapa y de la Asociación de Familiares y Amigos de Desaparecidos Entrerrianos y en Entre Ríos (AFADER).

—¿En qué momento empezó a sentirse la dictadura en Paraná?

—Cuando tenía 18 años era militante de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) y nos empezamos a enterar que estaban tomando las escuelas y secuestrando a compañeros. El primero en caer fue Eduardo Germano y le siguió Daniel (El Negro) Malatesta. Fue una seguidilla de persecuciones que nos preocupó mucho. Se vivía una atmósfera de terror. Nunca hubiéramos imaginado que iba a pasar algo con las características y la connotación que tuvo la dictadura. Cesaban docentes, iban quedando vacíos los bancos de las escuelas… A mi hermano mayor Fernando lo secuestraron en mi casa y estaba con su mujer embarazada, por suerte no la agarraron a ella, actualmente sigue desaparecido. Ante esto, mi hermano más chico rajó a Buenos Aires y después se fue a Brasil. Yo primero me escondí en Paraná y después en Capital. A Fernando lo desaparecieron el 29 de octubre de 1976 en Misiones junto con su esposa. Para nosotros era sálvese quien pueda. Ante el horror manifiesto y la persecución, tuvimos que resguardarnos donde podíamos. A mí me detuvieron el 25 de febrero de 1977, muy seguido al asesinato de Fernando el 13 de diciembre de 1976 en la masacre de Margarita Belén y a mi compañero Mario Menéndez, estudiante secundario que lo desaparecieron en Rosario en 1977.

—¿En algún momento te enteraste bajo qué cargos te habían detenido?

—No, nunca, era una persecución ilegal. Eso fue la dictadura, no había ninguna caratulación de nada. Nosotros estábamos presos por asociación ilícita, decían ellos.

—¿Cuánto tiempo estuviste detenida?

—Estuve 8 meses encerrada, desde el 26 de febrero de 1977 hasta octubre del mismo. Después tuve “libertad vigilada”, por un año no podía salir del país y tenía que presentarme periódicamente al comando. Fue terrible, teniendo 18 años, que desaparecieran a mis seres amados… eso deja callos en el alma. Después tuve que terminar el secundario libre, armándome como podía, tenía todas las secuelas que puedas imaginar.

—¿Cómo operaba el patriarcado en la dictadura?

—Era terrorismo de Estado, esos tipos nos hacían lo que se les antojaba… no podemos vislumbrar lo que fue. Éramos rehenes, podía pasarnos cualquier cosa: me hicieron simulacro de fusilamiento, me violaron 4 milicos, uno de ellos era Osvaldo Conde, Jefe de la Policía Federal de la Provincia de Entre Ríos. Esto está denunciado en la justicia pero él ya falleció. Todas estas cosas que vivenciamos son intransmisibles, intransferibles. Yo hice años y años de terapia, lo que padecí fue tremendo. Me hicieron bolsa, tengo epilepsia postraumática, hidrocefalia por las violaciones que sufrí, secuelas en la columna por las patadas que me pegaron…. Mis compañeros y yo llevamos en nuestro cuerpo el sello de lo que fue el horror de la dictadura.

—En este contexto en el que se quieren otorgar libertades a los represores, ¿cuáles son las estrategias para transmitir y mantener viva tu lucha y la de tus compañeres en la memoria colectiva?

—Salir en los medios y contar las historias. Patear las calles, que es lo que venimos haciendo hace 42 años. Es lo mismo que antes, lo que sucede es que tuvimos un impasse de satisfacción personal en el que vimos a los represores presos donde tienen que estar. Yo festejé el juicio a los genocidas de Margarita Belén y los del Área Paraná porque es una forma de decirle a la sociedad argentina: nosotros no somos unos locos sueltos, lo que decimos es real y queremos que no vuelva nunca más—enfatiza— a suceder. No puede ser que Cecilia Pando quiera ir a dar clases a escuelas primarias. Esto es aberrante, realmente estamos en el mundo de la locura y la nada. Por suerte los padres de los alumnos dijeron “NO queremos a una genocida del odio dándole clases a nuestros hijos”. Me parece bárbaro porque demuestra que hemos sembrado un montón en las memorias. Por todo eso, que se esté hablando de su liberación es una bofetada histórica después de tantos años de lucha, tenacidad y fortaleza para poder llevarlos al banquillo de los acusados.

—¿Se puede comparar el accionar de las fuerzas represivas en la dictadura con la actualidad?

—No, la dictadura fue algo planificado y sistemático, la doctrina de la Seguridad Nacional: seguíamos las órdenes de Estados Unidos, que hizo padecer a toda América Latina. Hoy son resabios, manotazos de un poder económico y neoliberal de CEOS que piensan reprimir para defender su poderío. Pero para nada es lo mismo, lo de aquellos años era una caza de brujas, esto todavía no.

—¿Qué sentiste con la desaparición de Santiago Maldonado?

—Para nosotros fue revivir el horror con lo que pasa hoy, cuando la gente mira para otro lado. Bullrich es de terror y ni hablemos de Macri. A mí que no me vengan a justificar el voto: se sabe que es un represor, dictador de la derecha y realmente un discapacitado político. Santiago apoyó la lucha de los pueblos originarios, tenemos que prestar atención en cómo somos manejados por los medios masivos de información. Nos hace falta tener soberanía ideológica, hay que lograr tener un país independiente que no sea manejado por los poderes de turno, está a la vista lo que hacen.

—¿Cómo podemos sanar las heridas de la dictadura en la sociedad?

—La única forma es que los genocidas estén presos en cárceles comunes y punto. Que digan dónde están nuestros seres amados desaparecidos y los chicos apropiados. No hay otra manera: es un saldo que tiene la sociedad argentina. A mí que no me pidan perdón “en nombre de”, estos en ningún momento se arrepintieron. Un Alfredo Astiz que dice “no me arrepiento” y pretenden liberarlo… me parece otro cachetazo a todos nosotros. Vuelven a hacer bolsa el alma de las madres, estamos volviendo para atrás y es un gran retroceso porque nos costó mucha sangre y muchas muertes llegar hasta acá. Astiz debe estar encerrado como se merece porque es un asesino serial de la dictadura. La única manera de saldar el horror es que estén presos todos en cárceles comunes.

0
0
#24DEMARZO #DDHH #DICTADURACÍVICOMILITARECLESIÁSTICA #MEMORIAVERDADYJUSTICIA
0
0

Si llegaste hasta acá, nuestro contenido es útil para vos.

Para seguir informando a una sociedad que acompañe y no castigue necesitamos tu apoyo.

Suscribite con aportes mensuales

Plan THC

Plan LSD

Plan DMT

Doná con aportes únicos

Si llegaste hasta acá, nuestro contenido es útil para vos.

Para seguir informando a una sociedad que acompañe y no castigue necesitamos tu apoyo.

Suscribite

Aportes mensuales.

Plan THC

Plan LSD

Plan DMT

Doná

Aportes únicos.

Si llegaste hasta acá, nuestro contenido es útil para vos.

Para seguir informando a una sociedad que acompañe y no castigue necesitamos tu apoyo.

Suscribite con aportes mensuales

Plan THC

Plan LSD

Plan DMT

Doná con aportes únicos

Comentá el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Mate se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, violentos, discriminadores o contrarios a las leyes de Argentina.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

¿El mate es una infusión de origen Jesuita o Guaraní?